DE PRONTO, EL FÚTBOL ES COMPLEJO.PARTE 2

Autor: Luis Ponce de León.

Continuando con las reflexiones realizadas en la nota anterior sobre Fútbol y Complejidad; analizaremos algunas definiciones y conceptos con la intención de interpretar como estas nuevas corrientes teóricas se llevan a la práctica.

Como se mencionó anteriormente, el mecanicismo y el conductismo fueron las teorías que predominaron y marcaron agenda en el S. XX. Esto generó la creación de modelos de entrenamiento que se aplicaban a los deportistas -principalmente en los deportes individuales- sin importar sus características individuales y tampoco la especificidad deportiva. Se creaban modelos de entrenamiento y estos se aplicaban, sin discriminar, a todos los deportistas por igual.

En contraposición a esto, se crean las nuevas corrientes teóricas, donde el foco se pone en las características individuales de cada HD (Humano Deportista) y en el deporte que estos practican.

Los DIEC (Deportes de Interacción en Entornos Compartidos), ya no son estudiados bajo el paradigma de la simplificación. El nuevo paradigma, el de la complejidad, toma corrientes del gestaltismo, el cognitivismo y el estructuralismo. Utiliza, además, la teoría de los sistemas como fundamento para la construcción de prácticas deportivas.

El nuevo paradigma hace foco en el HD, ayudando a comprender en otra dimensión las características del juego. Así, se generan propuestas de entrenamiento compatibles con las particularidades individuales, logrando optimizar la funcionalidad de cada HD. Esto se conoce con el nombre de auto-estructuración diferenciada, y permite solucionar las situaciones que acontecen en los DIEC.

 

Figura 1: El nuevo paradigma. Fuente: Seirul.lo, F (2017).

 

En referencias a lo mencionado en el artículo anterior (De pronto, el fútbol es complejo - parte 1), se dijo que el HD es entendido como sujeto complejo, en continua interacción con diferentes estructuras que lo conforman y con el entorno. Las estructuras mencionadas son:

  • Socio-afectiva:
  • Emotivo-volitiva.
  • Cognitiva.
  • Coordinativa
  • Condicional.
  • Creativo-expresiva.

 

Estructura socio-afectiva:

En los deportes de equipo, se deben priorizar las relaciones interpersonales e intergrupales estables y satisfactorias. La dialéctica individuo-grupo, manifiesta la necesidad de contar con el otro para conseguir los objetivos de equipo. Esto genera la cultura colectiva de juego. Generar un compromiso afectivo con el otro, optimiza la estructura en mención. No es posible el triunfo individual sin la participación de los compañeros, esta estructura es el punto de partida para comprender este análisis.

Estructura emotivo-volitiva:

Se relaciona con la necesidad de generar satisfacción en las acciones y trasladar esta satisfacción a la aprobación grupal. El deportista tiene necesidades internas que lo movilizan y guían en la consecución de sus objetivos. Esta energía interna debe ser guiada para el logro de los objetivos grupales. Llevado a una tarea, se trata de generar motivación por el solo hecho de estar entrenando y que ese entrenamiento se deriva en logros grupales.

Estructura cognitiva:

La cognición, refiere a la capacidad de los seres humanos para recordar, reconocer, conocer, entender y recuperar las variables informacionales que suceden en el entorno para resolver las situaciones en el momento y espacio óptimo (Espar Moya, 2017).

Todas las acciones motrices que realizan los deportistas durante su práctica están cargadas de un alto nivel de complejidad. Esta complejidad a su vez aumenta cuando interviene el contexto, los rivales y los compañeros. Esto, genera que los HD deban interpretar toda la información y acomodarla a sus intenciones y deseos; para luego de procesar toda esa información tomar decisiones.

Estructura coordinativa:

Los seres humanos han evolucionado gracias al movimiento. El movimiento es algo que nos viene dado, no como la técnica individual de un determinado deporte. Es a partir de generar estructuras de movimiento óptimas y específicas, que los seres humanos pueden aprender un determinado deporte.

Para generar movimientos específicos en los DIEC, la estructura coordinativa cobra una gran importancia. Es mediante el aprendizaje de los movimientos específicos de cada deporte, que los jugadores pueden generar una comunicación motriz eficaz con el entorno y los compañeros. Es importante crear los patrones motores óptimos y específicos de cada especialidad deportiva (Massafret, 2017).

Estructura condicional:

La estructura condicional es posiblemente la más entrenada y conocida por los entrenadores. La misma hace referencia a las capacidades físicas de los deportistas. Igualmente, vale aclarar desde este espacio, que dentro de las capacidades físicas y específicamente las que intervienen en los DIEC, se toma a la FUERZA como la capacidad fundamental y pilar para el crecimiento de las demás.

“La fuerza es la génesis de la motricidad y por ello en su optimización radica la de los movimientos”. “Todo es fuerza” (Tous, 2017).

Dice Tous (2017), es la fuerza la capacidad física facilitadora para optimizar la amplitud de movimiento, la coordinación, la velocidad, la potencia, la resistencia y la capacidad de potencia repetida (RPA).

Estructura creativa-expresiva:

La estructura creativa-expresiva refiere a la capacidad que debe entrenar el deportista para resolver situaciones complejas con respuestas motrices no convencionales. Es ese movimiento diferente que lleva a resolver o salir de una situación compleja.

 

Reflexiones.

Si se toma como referencia el modelo de entrenamiento tradicional (paradigma clásico), la propuesta de entrenamiento estaría condicionada por la fragmentación. Esto quiere decir que el HD se somete a entrenamientos destinados a: las capacidades físicas, las capacidad técnica-táctica y la capacidad mental. Con fragmentación se hace referencia a que cada capacidad se entrena de manera aislada y no como un todo, donde en cada tarea se pongan en interacción todas las capacidades o las ahora llamadas estructuras. El objetivo primario de estas nuevas propuestas es que el HD nos sea sometido a propuestas de entrenamiento fragmentadas y completamente ajenas a la realidad deportiva.

El desafío es el de generar propuestas de entrenamiento y diseños de tareas que contemplen la totalidad de las estructuras y sistemas de cada HD. Como ya se analizó, no existen entornos en los DIEC en donde las situaciones a resolver sean simples. Los HD deben estar entrenados para resolver en base a las dinámicas cambiantes de cada contexto deportivo.  

 

Referencias:

  • Espar, M. El entrenamiento en los deportes de equipo. Pag. 245. Ed. Mastercede. Barceona. (2017).
  • Massafret, M. El entrenamiento en los deportes de equipo. Pag. 196. Ed. Masterxede. Barcelona. (2017).
  • lo, F. El entrenamiento en los deportes de equipo. Pag 30. Ed. Mastercede. Barcelona (2017).
  • Tous-Fajardo, J. El entrenamiento en los deportes de equipo. Pag. 45. Ed. Mastercde. Barcelona. (2017).

 

Sobre el autor:

LUIS PONCE DE LEÓN

  • Coordinador académico de FUTEC.
  • Licenciado en ciencias del deporte. 
  • Master profesional en alto rendimiento deportivo. 

 

NOTAS RELACIONADAS

Image

DE PRONTO, EL FÚTBOL ES COMPLEJO.PARTE 1

VER MÁS Modelos de entrenamiento